Cobrará sentido algún día…

La frase del título no es menor para quienes hemos dedicado mucho tiempo a realizar alguna actividad que disfrutamos, nos atrae o simplemente tuvimos que realizar porque nadie más quería hacerla, pero que sin embargo no representó una utilidad completa o significante cuando la realizábamos; Curioso puede por decir lo menos resulta ser en que el propio Jobs en aquel discurso ante una multitudinaria Stanford incluyera la idea de que lo que hacemos, en algún determinado momento, se transforma en algo útil y significativo.

Entonces el ser un tipo lleno de ideas, algunas mas locas que otras, con disparates, algo de orden/desorden mental y las eternas ganas de probar nuevas tecnologías, software, versiones beta, alpha y cuanto developer preview se cruce (imagínense la cantidad de horas de trasnoche probando estas cosas, para luego volver a las versiones donde todo funciona) me ha llevado a distintos frentes según lo evalúe.

Amistad, wow! que tema más importante, cuantos de sus amigos participan de esa misma pasión, así como otros que simplemente a reconocen como algo positivo dentro de la mezcolanza de virtudes y defectos que tenemos, en mi caso no son muchos, o en realidad, los grandes amigos son pocos(nunca le creí a Roberto Carlos con su “Yo quiero tener un millón de amigos” aunque para algunos se cumple en facebook u otra red social), volviendo al tema, en cuanto a la amistad, el tener a estos otros que se apasionan con probar tonteras, las mal llamadas tonteras, que finalmente pasan a ser implementaciones a futuro y soluciones de mejor costo/rendimiento, simpleza y tecnologías más avanzadas hace que veamos el mundo distinto, con la confianza de resolver prácticamente todo, me explico, cuantas veces nos cabeceamos por un problema y buscamos y buscamos llegando a esa solución que nos deja un conocimiento muy enriquecedor, pues bien, imagina a 5 o 6 cabezas con diferentes problemas, pero con un denominador común, la red de apoyo entre ideas, el llamar al otro, conversar un rato, reír, contar los puntos positivos y negativos de lo que hace, proponer nuevas ideas y orientar la solución en base a la experiencia en algo similar o incluso totalmente opuesto. Todo esto hace que se generen buenas simbiosis entre soluciones y finalmente nazcan nuevas soluciones, que vuelven a compartirse, muchas veces junto a un asado, cerveza y/o cualquier otro comestible.

Te podrías quejar que te llaman para preguntarte todo el tiempo, pero son tu amigos y como decimos entre los míos, “los amigos están para cagarte” jajaja, la verdad nunca nos hemos cagado, molestado, hinchado las bolas, pero siempre están ahí, obligando a recordar y reevaluar soluciones, logrando un flujo constante de optimización, nuevas ideas y finalmente mejores soluciones para los clientes/empleadores para los que trabajamos y también para nosotros mismos.

Para finalizar con este tema, son amigos que sirven, que valen, que están ahí, para mí uno de los pilares de la vida (por lo mismo les exijo y presiono para que se dediquen, sino mueren los wns…)

Conocimiento, cuanto ha crecido este tema con los años, la llegada de banda ancha, nuevas distribuciones de linux, versiones de windows, mikrotik, cisco asa, asterisk, elastix, unbiquiti e incluso mi lado del área de la salud, que de vez en cuando me lleva por la pubmed para buscar algo de esa ya suspendida indefinida área de mi formación. No recuerdo en verdad si han pasado muchos días sin leer distrowatch, chw, redmondpie, engadget, bandaancha, mikrotik, elastix y cuanta página que entregue información y changelog me pille, es mi rutina, y como tal parte de la vida, mención especial a tuiter por su aporte al ofrecer toneladas de información de forma compacta y novedosa, que luego se analiza con más calma.

Mucha información, muchas soluciones, mucha experiencia, pero suma y sigue…

¿Entonces de que sirve pasar horas compilando un kernel, instalar cientos de tarjetas wireless para utilizar mikrotik en modo AP, configurar servidores en linux, aprender lantastic, algo de clipper, usar alternativas como adaptadores IDE a Compact Flash, montar asterisk, reinstalarlo casi de inmediato, comprar hardware para jugar, hacer túneles EoIP con mi amigo Vasquez, crear rutas con Carlitos Fauré en Punta Arenas, molestar con dudas de linux, programación y telefonía a Rodrigo Perez (más conocido como bilson), llamar a Rofemo o Rodrigo Morales Orellana e instalar casi con puras ganas tantos cientos de metro, en realidad kilómetros de fibra óptica hasta las horas más insólitas con mi querido Marcelo Jara?

Creo que la respuesta es uno o dos conceptos serían: crecimiento y felicidad.

¿Cuántos somos felices con lo que hacemos? siempre me cuestiono esas ganas con que muchos cuentan la semana, con un POR FIN ES MIÉRCOLES!, JUEVES FALTA MENOS! o un VIERNES!! AL FIN!!

Siendo sinceros, se me pasa rápido la semana, más cuando el trabajo es fuera de la oficina y con suerte tengo tiempo para dormir, no me ha costado mucho acostumbrarme al ciclo cansancio/recompensa.

Es un buen momento de mirar hacia atrás y ver que esos pequeños esfuerzos muchas veces a ojos del resto, sin un sentido, se transforman en las fortalezas del hoy y mañana. Se transforman en parte de lo que somos y en como enfrentamos los obstáculos, nos matamos de la risa y en el fondo nos dan la confianza que la solución siempre aparecerá aunque ésta espere por una horas de sueño más.

Ojalá logre traspasar a otros las ganas de levantarse a las 7 un sábado, no para escribir en un blog como éste, sino que para seguir pensando en esa idea que nos mueve y hace prescindir del despertador.

un abrazo, disfruten y nos leemos hasta una próxima.