La revolución del USB 3.0

¿Te has preguntado que tanto influye el tener puertos USB 3.0 en tu computadora de escritorio o laptop? Lo más probable es que no, jajaja. Siento auto responder, pero generalmente los usuarios comunes (no el geek empedernido, o ese early adopter que busca la última chupada del mate para tenerla) no tienen idea de las ventajas que entrega el nuevo estándar del universal serial bus más conocido como USB, que ya data desde mediados de 1990 y que nos ha brindado muchas más satisfacciones que penas. Basta sólo con recordar a los floppy disk de 5 1/4″ o los comunes y “más modernos” 3 1/2″ con sus clásicas fallas de lectura y/o escritura que viendo el lado positivo nos salvaron en más de algún informe o trabajo mal hecho para el colegio o universidad jejeje, o también el compact disk o CD que de primeras era un verdadero ceremonial grabarlo, no solo por el costo de la quemadora de CD’s sino que por sus constantes fallas de buffer o saltos, en donde cuando quemábamos un  CD prácticamente ni respirabas, mucho menos movías el ratón para no provocar que ese buffer se vaciara y tenías un improvisado accesorio para tu bicicleta o salpicadero del automóvil (nadie dice que por mi parte los utilizara para ello, QUE ORDINARIOHHSSS ). Entonces, llegó nuestro querido amigo USB y la primera placa madre comercial fue por supuesto una ASUS a finales del 2009, muchos años pasaron y hoy casi finalizando agosto de 2013 recién podemos ver que la mayoría de las placas de computadoras de escritorio y portátiles traen incorporados USB 3.0, pero ¿Qué tanta diferencia provocan? ka respuesta es simple, ahorro de tiempo, ese preciado tiempo que cada vez vale más cuando trabajar o estás apurado y tus preciosas presentaciones o informes llevan material multimedia FULLHD que pesa una tonelada!!

Entonces manos a la obra, a continuación dejo un par de imágenes, a la derecha pruebas realizadas con un disco externo Imation Apollo M100 de 500 GB conectado tanto a USB 2.0 como a USB 3.0, juzgue usted mismo con cual su vida se vuelve más placentera al copiar grandes cantidades de archivos.

usb2

usb3

Los resultados saltan a la vista, picos de 34,9 MBps en USB 2.0 versus 212,8 MBps en USB 3.0. Queda claro entonces, la próxima vez que renueves algún equipo y/o almacenamiento ya sea unidad Flash o disco duro externo, que sea USB 3.0.

Nos vemos. Campano.

PS: como bonus, existen discos externos USB asquerosos que jamás he logrado hacer funcionar en USB 3.0, coso del Western Digital My Passport SE USB 3.0 de 1 TB, simplemente una decepción y NO LO RECOMIENDO NI A PALOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *